Objetivo: reconocer el encuentro de dos mundos. - karito2124

Objetivo: reconocer el encuentro de dos mundos.

 

"DESCUBRIMIENTO DE AMERICA"

 

Encuentro de dos mundos, hecho producido en 1492, cuando las culturas del hemisferio oriental se encontraron por primera vez con las del hemisferio occidental (continente americano). Esta denominación fue presentada el 28 de octubre de 1988, al consejo ejecutivo de la UNESCO por la delegación mexicana presidida por el profesor Miguel León-Portilla, coordinador de la Comisión mexicana del V Centenario y embajador de México ante la UNESCO. Según dicha propuesta, unánimemente aceptada, se pretendía hacer un llamamiento a todos los países, sobre todo iberoamericanos, para conmemorar en 1992 los 500 años "del inicio del encuentro de dos mundos con la llegada de las naves españolas, al mando de Cristóbal Colón, a una isla del Nuevo Mundo". La palabra 'encuentro' debía entenderse como coincidencia en un lugar, desde los primeros contactos entre Colón y su gente con los indios arawak, hasta las ulteriores luchas y enfrentamientos, así como a los intercambios culturales, el mestizaje y la fusión de pueblos. Por otro lado, como ya se ha referido, los 'dos mundos' se referían al hemisferio occidental (América) y al oriental (Europa, África, Asia y Oceanía). Con esta resolución, la UNESCO "invita a los Estados miembros a unirse en espíritu de genuina universalidad a la citada conmemoración", queriéndose subrayar el enfoque universalista del V Centenario ya que, a partir del 12 de octubre de 1492, todos los habitantes del planeta comenzaron a entrar en contacto y a abrir la puerta a nuevas y fecundas formas de acercamiento multilateral.

 

 

CONFLICTO ENTRE ESPAÑA Y PORTUGAL

 

El descubrimiento de América llevo a España y a Portugal a entrar en un gran conflicto.

El cual el día 7 de julio de 1494 se trazaría una linea imaginaria de polo a polo a 370 leguas oeste de las islas de cavo verde.

 

En el cual se dijo que las tierras descubiertas o por descubrir al este de la linea serian de Portugal y las ubicadas al oeste serian de España.

 

Este tratado será conocido con el nombre de "tratado de tordesillas"

 

EXPEDICION MAGALLANES

 

 

 

Retrato de Fernando de Magallanes

El navegante portugués Fernando de Magallanes descubrió el estrecho austral que pasó a recibir su nombre, y que él denominó de Todos los Santos, el 21 de octubre de 1520. Este retrato suyo se encuentra en el palacio Farnesio de Caprarola (localidad próxima a Viterbo), residencia del presidente de la República de Italia.

 

TIPOS DE EMPRESAS

 

La relación entre la Corona española y el individuo:

 

Capitulación:

 convenio o acuerdo entre los monarcas españoles y un particular para el descubrimiento, poblamiento y explotación de nuevas tierras, cuyo origen se remonta a los últimos siglos de la edad media (a cargo de los reyes castellanos) y que tuvo su pleno desarrollo en los inicios de la edad moderna, especialmente en lo referido a la exploración y colonización del Nuevo Mundo.

 

Las capitulaciones, como forma de relación contractual para la consecución de una determinada empresa, adquirieron a partir del siglo XV una gran pujanza. Un significativo precedente fueron las capitulaciones firmadas para la conquista de las islas Canarias. En el caso americano, se iniciaron con las famosas Capitulaciones de Santa Fe, firmadas entre los Reyes Católicos y Cristóbal Colón el 17 de abril de 1492. En el siglo XVI, alcanzaron su máximo desarrollo pero fueron decreciendo paulatinamente a medida que la monarquía intervino, de modo más directo, en la empresa de las Indias.

 

A pesar de su carácter contractual entre dos partes, la capitulación, a juicio de los expertos, no pertenece a la esfera del derecho privado. La naturaleza de índole política de una de las partes y el objeto económico-social de su relación, hicieron de la capitulación un contrato de derecho público entre el Estado y un particular. Aunque se firmaban con fines de exploración y conquista de un territorio, existen otras capitulaciones en las que el Estado confiaba a un particular la realización de obras públicas (construcción de canales, caminos, puentes, etc.), la explotación de recursos naturales de un territorio (minería, pesca) o el establecimiento de relaciones comerciales con determinadas comunidades indígenas. Un conjunto de normas legales, instrucciones, mandatos, usos y costumbres venía a regular las relaciones de derecho interno en las expediciones promovidas al amparo de una capitulación.

 

En ellas también se regulaban las relaciones de los conquistadores con los indígenas convertidos en nuevos súbditos de la monarquía. En este caso, se encontraría un lejano precedente en las cartas pueblas o en las franquicias del territorio peninsular, propias de la Reconquista. Desde el punto de vista de la bilateralidad, el conquistador quedaba obligado a llevar a cabo la empresa a cambio de ciertos beneficios, mercedes y franquicias, que la corona otorgaba a aquél y a quienes formaban su comitiva.

 

Entendida como expresión de una relación de poder, no existía en la capitulación igualdad jurídica entre las partes. El expedicionario quedaba obligado por los términos del contrato a cumplir lo estipulado incluso con limitación temporal. Este compromiso no alcanzaba de igual modo a la realeza, para la que la capitulación comprendía sólo una promesa de cumplimiento, que podía ser modificada en razón de las circunstancias cambiantes o de los supremos intereses del Estado. Los beneficios otorgados a los conquistadores eran variados.

 

Solía concedérseles el gobierno, la impartición de justicia y el mando militar de los territorios descubiertos con títulos como los de adelantado, gobernador, capitán general o alguacil mayor. En las Capitulaciones extraordinarias de Santa Fe, Colón recibió los títulos y oficios de almirante, virrey y gobernador de las Indias. En algunos casos, se concedía el dominio de las fortalezas y obras de defensa construidas en los nuevos territorios. Patrimonialmente, los conquistadores podían beneficiarse con lotes de tierra, explotación de minas y repartimientos de indios, aunque su valor decrecía con el transcurso de los años.

 

La concesión de capitulaciones fue, bajo los Reyes Católicos, privilegio exclusivo de la Corona, que la ejercía con mucho miramiento. Durante el reinado de Carlos I, se delegó su concesión en ciertas autoridades de Indias, como los virreyes y las audiencias, pero no era efectiva hasta contar con la confirmación real. Felipe II, en las Ordenanzas de nuevos descubrimientos, adoptó de nuevo una política centralista, ordenando que toda capitulación otorgada por las autoridades indianas debía contar con el visto bueno del Consejo de Indias. Felipe IV autorizó a los virreyes a otorgar capitulaciones sólo en casos de estricta necesidad y siempre con el beneplácito de la monarquía.

 

 

TIPOS DE FINANCIAMIENTOS

 

a) Financiamiento de las empresas de conquista

 

   La corona española

 

 b) Privatización de las empresas de conquista

 

 Lo hacían a su voluntad y costeando sus

  Pertrechos o endeudándose por ellos

 

 

((Encuentro de dos mundos v/s descubrimiento de América))

 

No había nada que descubrir pues ya los indígenas lo habían descubierto y producido en el, cosas mucho antes de que llegaran los españoles.

 

((Transculturación))

 

Es el resultado entre elementos indígenas y elementos españoles.

 

DIEGO DE ALMAGRO DESCUBRE CHILE

 

Diego de Almagro (c. 1475-1538), conquistador español, protagonista activo de la conquista del Perú.

 

Los orígenes de Diego Almagro permanecen oscuros. Parece que nació entre 1475 y 1480 en la villa manchega de Almagro, en Ciudad Real, lugar del que tomó el apellido por ser hijo ilegítimo de Juan de Montenegro y Elvira Gutiérrez.

 

En 1514 se embarcó hacia las Indias en la expedición de Pedro Arias Dávila a Castilla del Oro o Tierra Firme, la actual Panamá. Allí conoció al conquistador Francisco Pizarro con el que se asoció en 1524, junto al clérigo Hernando de Luque, para explorar y conquistar los territorios del sureste de Sudamérica, en la costa del Pacífico. Sus dos primeras expediciones por esta zona, realizadas entre los años 1524-1525 y 1526-1528, revelaron las sorprendentes riquezas del Imperio inca en las tierras recién descubiertas. En 1529, tras la firma de las Capitulaciones de Toledo, la Corona española autorizó a Pizarro la conquista y gobernación de Perú, que pasó a denominarse Nueva Castilla. Reunidos Almagro y Pizarro en 1532, iniciaron desde Cajamarca la conquista del territorio de los incas y, después de ejecutar al soberano Atahualpa, partieron hacia Cuzco. Ocupada esta ciudad en 1533, Almagro marchó a tomar posesión del litoral peruano y fundó la ciudad de Trujillo, frente a las aspiraciones del conquistador Pedro de Alvarado. En 1535 el emperador Carlos V recompensó a Almagro con la gobernación de Nueva Toledo, al sur de Perú, y el título de adelantado de las tierras más allá del lago Titicaca, en los territorios del actual Chile. La expedición a esta región partió en junio de 1533 y llegó hasta el valle de Aconcagua, a mediados de 1536. Tras regresar a Perú en 1537, Almagro tomó la ciudad de Cuzco por considerar que pertenecía a su gobernación. Este hecho provocó una lucha entre almagristas y pizarristas, que concluyó en 1538 con la victoria de los hermanos Pizarro en la batalla de las Salinas. Almagro fue hecho prisionero y ejecutado en julio de 1538 en Cuzco.

 

Diego de Almagro (1520-1542), también conocido como Almagro el Mozo, militar español, combatió en el territorio sudamericano que habría de formar el virreinato del Perú. Hijo del famoso conquistador Diego de Almagro (compañero de Francisco Pizarro en la conquista del Perú) y de Ana Martínez (una india cristianizada), nació en Panamá, donde su padre planeaba la primera de las expediciones hacia la costa pacífica sudamericana. Llegó a Cuzco en 1535. Después del estallido de las guerras civiles entre pizarristas y almagristas, su padre fue ejecutado tras su derrota en la batalla de las Salinas (1538).

 

Almagro el Mozo lideró desde entonces una insurrección contra Francisco Pizarro, durante la cual éste fue asesinado (junio de 1541). Se hizo con el control del territorio peruano, aunque Gonzalo Pizarro (hermano del conquistador) preparaba otra revuelta a favor del mantenimiento de las encomiendas. Sin embargo, fue el gobernador del Perú, Cristóbal Vaca de Castro, quien, al mando de los ejércitos reales, derrotó a sus desmoralizadas tropas en la batalla de Chupas, el 16 de septiembre de 1542. Almagro el Mozo fue capturado poco después y ejecutado en Cuzco.

 

PEDRO DE VALDIVIA Y SU EXPEDICION A CHILE

 

Pedro de Valdivia (1497-1553), conquistador español, fundador de la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, la actual Santiago (capital de Chile). Se cree que nació en Villanueva de la Serena (Badajoz). Alistado muy joven en las tropas reales, participó en las campañas de Flandes en 1521 y en las de Italia desde 1522 hasta 1525, donde sirvió a las órdenes de Próspero Colonna y de Fernando de Ávalos, marqués de Pescara. Se casó en España con Marina Ortiz de Gaete, de linaje hidalgo como él, y en 1535 la abandonó para embarcarse hacia las Indias con destino a Venezuela, a las órdenes de Jerónimo Alderete.

 

En 1537, pasó al Perú en apoyo de Francisco Pizarro, el cual le nombró maestre de campo. Allí luchó, junto al ejército de Hernando Pizarro, contra Diego de Almagro, y participó en el triunfo obtenido en la batalla de las Salinas, en 1538. Más tarde, se dirigió con Hernando y Gonzalo Pizarro a conquistar las provincias del Collao y de Charcas, en el Alto Perú. Sometidas estas tierras, Valdivia recibió en recompensa una encomienda en el valle de la Canela y una mina de plata en el cerro de Porco, en la rica región de Charcas.

 

En 1539, tras obtener de Francisco Pizarro la autorización así como el título de teniente gobernador de Chile, inició los preparativos de la expedición, que partió de Cuzco a mediados de enero de 1540. Figuraban como socios Francisco Martínez, mercader que suministró el material necesario para la expedición, y Pedro Sancho de Hoz, facultado por provisión real para conquistar las tierras al sur del estrecho de Magallanes. Pero éste tuvo que renunciar a sus derechos en la empresa, tras descubrirse la traición e intento de asesinar a Valdivia. Viajaba también en la expedición una mujer, Inés de Suárez, compañera de Valdivia, cuya participación fue decisiva en algunos momentos de la conquista. La partida avanzó desde Cuzco a Arequipa, y, siguiendo la región próxima a la costa, llegó a la puna de Atacama, en el actual Chile. Una vez atravesado el desierto de Atacama, Valdivia tomó posesión de la tierra en el valle del río Copiapó, región que fue bautizada como Nueva Extremadura; más al sur, en el valle del Mapocho, fundó Santiago de la Nueva Extremadura el 12 de febrero de 1541, la primera de una serie de fundaciones españolas dentro del ambicioso proyecto de Valdivia de expansión hacia el cono sur. Atribuyéndose el título de gobernador de la nueva ciudad, tuvo que hacer frente a una conjura de almagristas y a sucesivas rebeliones indígenas que acabaron con la destrucción de Santiago y dificultaron la supervivencia de los colonizadores, lo que le obligó a pedir refuerzos al Perú, que llegaron a finales de 1543. Ese año, encomendó a Juan Bohón la fundación de una nueva ciudad, denominada La Serena en recuerdo de su tierra natal, que fue establecida en el valle del Coquimbo, al norte, restableciendo así la necesaria comunicación con los territorios peruanos, de donde procedían los recursos materiales y humanos.

 

Simultáneamente, confió a Francisco de Villagra y a Lope de Aguirre nuevas exploraciones hacia el río Maule, en dirección al estrecho de Magallanes. Para consolidar sus objetivos y legalizar su nombramiento tuvo que marchar al Perú, donde prestó sus servicios a Pedro de La Gasca y luchó en la batalla de Xaquixahuana (1548), en el bando realista, frente a Gonzalo Pizarro, quien resultó derrotado y muerto. En recompensa, le fue reconocido en nombre del rey Carlos I (emperador Carlos V) el cargo de gobernador y capitán general de Nueva Extremadura. A su regreso del Perú, comenzó la exploración hacia tierras más meridionales, en un intento de convertir Chile en una inmensa franja que llegase hasta el estrecho de Magallanes. Tras la reconstrucción de las poblaciones destruidas, Valdivia se lanzó a la fundación de nuevas ciudades, tales como Concepción (creada inicialmente en el lugar donde se encuentra en la actualidad la ciudad de Penco), en 1550, La Imperial, al año siguiente, o Villarrica y Valdivia, en 1552; y de fuertes como los de Arauco, Purén y Tucapel, en 1553. El avance de Valdivia hacia los confines meridionales se vio frenado por los indígenas de la región, los araucanos, quienes, encabezados por los caudillos Caupolicán y Lautaro, hicieron frente y asesinaron a Valdivia en Tucapel, el 25 de diciembre de 1553, hechos que recogió Alonso de Ercilla en La Araucana, una de las obras más destacadas de la épica castellana, cuya primera parte fue publicada en Madrid en 1569.

 

Fragmento de Guía de Santiago.

 

Historia de Santiago

 

Concedida la autorización por el Emperador Carlos V de España para tomar posesión de las tierras reconocidas como anterioridad por don Diego de Almagro, el Adelantado don Pedro de Valdivia llega al Valle de Santiago con un pequeño destacamento de soldados españoles, fundando el 12 de febrero de 1541, a orillas del río Mapocho, la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura, nombre que recuerda al Apóstol Santiago, Patrono de España, y a la tierra natal del conquistador, Extremadura.

 

Acampa junto al cerro Huelén, a la sazón rodeado por los dos brazos del Mapocho, que formaban una pequeña isla, erigiendo en su cima una fortaleza que servía de atalaya para prevenir los asaltos de los indígenas del lugar, los mapuches. A este cerro lo llamó Santa Lucía.

 

El Alarife don Pedro de Gamboa fue encargado por el Gobernador para trazar la nueva ciudad, en conformidad con las normas reales vigentes, ya que el Emperador Carlos V, en un reglamento dictado en 1523, había dado instrucciones detalladas sobre la forma como debía elegirse el sitio adecuado y procederse a la fundación de ciudades en las Indias.

 

Es así que inicialmente Santiago fue conformado sólo por doce manzanas, con 22 acequias o zanjones que las servían. Los límites iniciales de la ciudad fueron: por el oriente el cerro Santa Lucía, por el norte el río Mapocho, por el sur la actual Alameda Bernardo O'Higgins, que en ese entonces tomó el nombre de Cañada de San Lázaro por donde corría el otro brazo del Mapocho, y por el poniente la actual calle Bandera.

 

La distribución de las manzanas dejaba un espacio central destinado a servir de Plaza Mayor, para ubicar la Iglesia al poniente y la casa del Gobernador en su lado norte, junto a la sede del Cabildo o Ayuntamiento, actual Municipalidad de Santiago.

 

Cada manzana se dividió en 4 grandes sitios o solares, que se distribuyeron entre los acompañantes de don Pedro de Valdivia. En ellos se erigieron, con la ayuda de los indios de la región, las primeras casas, construidas de madera, revocadas con barro y cubiertas con techos de cañas.

 

La autoridad administrativa de la época, el Cabildo, cumplía con las labores de gobierno interior, regulando los gastos de la ciudad y velando por el progreso económico y social de sus habitantes. También tenía facultades para llamar a las armas, levantar un ejército, o convocar a los vecinos honorables a «cabildos abiertos», donde se tomaban resoluciones importantes ante situaciones de emergencia o gravedad, o aquéllas no consideradas en la legislación real.

 

El 11 de septiembre del año 1541, durante la ausencia del Gobernador Don Pedro de Valdivia, la ciudad es destruida por las huestes del Cacique Michimalonco, distinguiéndose en su defensa la heroica española Doña Inés de Suárez

En el siglo xvi, la ciudad experimenta grandes progresos. El brazo seco del Mapocho conforma La Cañada de San Lázaro. En el sur se construye la Ermita del Socorro, que albergó la imagen de nuestra Señora del Socorro, virgen traída por Valdivia desde Perú. En ese lugar se erigió, posteriormente, la actual Iglesia de San Francisco.

 

Los impulsores de la remodelación constante de la ciudad, fueron los continuos temblores y terremotos que la asolaron, como el del 13 de mayo de 1647, que sólo dejó en pie la Iglesia de San Francisco, o el del año 1730. Estos fenómenos telúricos hicieron que las edificaciones predominantes de la época colonial fueran bajas, de muros gruesos y con variado uso de la madera, sobresaliendo sólo algunas torres de iglesias.

 

A fines del siglo xviii, Santiago tenía cerca de 200 casas y su población fluctuaba en 4.000 personas.

 

Durante el siglo xix la ciudad experimentó un cambio fundamental en su fisonomía, con la llegada al país de arquitectos europeos que participaron en la proyección y construcción de edificios públicos. Podemos destacar a arquitectos franceses, como Claudio Brunet, Luciano Hénault, Paul Lathoud, Jorge Dubois, el arquitecto italiano Joaquín Toesca y el chileno Fermín Vivaceta.

 

Hoy Santiago Metropolitano, con una superficie que alcanza aproximadamente 35 Kms de norte a sur y 40 Kms de oriente a poniente, alberga a una población urbana superior a los 4.200.000 habitantes, distribuidos en 32 comunas. Posee barrios exclusivos como: La Dehesa, Lo Curro, El Golf, Vitacura, Las Condes; barrios residenciales como: Ñuñoa, La Reina, Macul, La Florida, Pudahuel, Quinta Normal; complejos industriales como: Cerrillos, Vicuña Mackenna, Panamericana Norte, o barrios antiguos tradicionales como República, Ejército o Dieciocho.

 

Su desarrollo y belleza ha sido vertiginoso en los últimos años, destacándose las construcciones en sentido horizontal, que han ido ocupando antiguas chacras y fundos de cultivo. La construcción en altura se ha concentrado principalmente en el centro de la ciudad y bordando las principales arterias y avenidas. Calles peatonales, hermosas fuentes y jardines, áreas verdes y grandes centros comerciales, y una moderna red vial han dado a nuestra capital las características que hacen de ella una ciudad moderna, activa y progresista, donde radican los principales organismos públicos y representaciones diplomáticas de diversos países del mundo.

 

 

There are no comments »
Loading… Loading comments…Please wait

Leave comment as:

          Loading

Write down the characters shown in the following image, differentiating lower and upper case letters